KINTSUKUROI Y EL SENDERO 23 DEL ÁRBOL DE LA VIDA — Thiferet y el arbol de la vida

Hace mucho que no escribo por aquí… Hace poco empece a leer un libro llamado Kintsukuroi, el arte de curar heridas emocionales, de Tomás Navarro. Está bien, aunque me hubiera gustado saber más sobre el arte con el que titulaba el libro, aun así me dio ganas de indagar más en el Kintsukuroi y me recordó a la meditación del sendero 23 del árbol de la vida descrito en Los Senderos Brillantes de Dolores Ashcroft-Nowicki. Así es como nace esta entrada y la intención de relacionar todas estas ideas.

Al sendero 23 le corresponde la letra hebrea MEM, que significa agua, y la carta del tarot del Ahorcado. En la presentación del sendero de dicho libro aclara que esta meditación está pensada para el ascenso por el árbol, y cito textualmente: “Si tuviera que elegir un símbolo para este sendero, elegiría un cacharro de arcilla”. Según la Wiki el Kintsukuroi es una técnica de origen japonés para arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

En la meditación de dicho sendero introduce a Khum, un herrero divino, antiguo Dios Egipcio, que moldea los cuerpos de los hombres con arcilla para que el Dios Ptah los llene con el aliento de vida. En el trascurso de dicha meditación, el herrero divino moldea al que medita y lo cuelga boca abajo dentro de un gran horno en el que el fuego, que en realidad es una intensa luz, hará arder la escoria y mostrará nuestras debilidades e impurezas en cada una de las grietas que salen en esa cascara de barro. Para la reparación que hay que hacer en este lugar se nos dan dos elementos, el fuego y el agua.

En el otro libro citado arriba encontré una bonita historia sobre Sokei, al que se le rompió una pieza de cerámica muy querida. En el capítulo Conecta con tu fortaleza emocional de dicho libro encontramos esta entrada: “Sokei se secó las lágrimas. Abrió los ojos y esbozó una tímida sonrisa. Por fin se sentía fuerte, por fin se sentía seguro como para empezar a recomponer el cuenco. “No importa lo ocurrido – Se dijo. – Lo que realmente importa es lo que ocurrirá a partir de ahora.””

A lo largo de este libro encontramos muchas ideas para comprender y afrontar el dolor emocional; en otro de sus capítulos descubrí el termino japones ikigai, tu motivación y razón para vivir.

Entrada mucho más extensa. te invito a seguir el enlace para completar la lectura –> KINTSUKUROI Y EL SENDERO 23 DEL ÁRBOL DE LA VIDA — Thiferet y el arbol de la vida

LA GRAN ESCLAVITUD: LA IGNORANCIA — Thiferet y el arbol de la vida

Maya veiling the two eyes of Lord Siva but the third eye penetrates reality

138. La idea de que somos lo que en realidad no somos surge de la oscuridad ofuscadora (ignorancia). La falta de discernimiento es lo que induce a tomar la cuerda por serpiente; así graves peligros amenazan a aquel que acepta esta falsa representación. Escúchame, querido amigo, cuando nos apegamos a lo falso creamos esclavitud.

139. El poder ofuscador, que está hecho de oscuridad, cubre al atman eterno, pleno, no-dual, infinito poder luminoso, como Rahu cubre el sol. 

Vivekacudamani, Samkara.

 

La ignorancia de lo que somos es el primer y ultimo velo. A partir del momento en el que nos miramos al espejo, el juego de la maravillosa shaktimaya nos atrapa.

La cuerda que tomamos por la serpiente es la pasión que nos ata al ciclo interminable del Samsara.
¿La clave final estará en este, la otra persona o el otro personaje… En esta vida, en la anterior o en la que vendrá? Dicen que el conocimiento nos hará libres, y a un nivel es verdad. A otro nivel hemos acumulado un gran conocimiento de yo, tras yo, tras yo…

La realidad para los cabalistas esta fraccionada. Bajo la idea hermética que lo de arriba es igual a lo que esta abajo, vemos una parte, a un nivel y no nos damos cuenta de todo lo que esta interrelacionado. Lo que vemos está condicionado al instrumento humano con el que hemos nacido y que con suerte hemos mejorado. Y aún con esa visión parcial, interpretamos lo que vemos y generalizamos.
¿Por qué ocultar la ignorancia bajo el conocimiento limitado cuando la humildad nos hace conscientes de lo ilimitado?

La consciencia cósmica es… [más siguiendo el linck al blog de thiferet]

 

138. La idea de que somos lo que en realidad no somos surge de la oscuridad ofuscadora (ignorancia). La falta de discernimiento es lo que induce a tomar la cuerda por serpiente; así graves peligros amenazan a aquel que acepta esta falsa…

a través de LA GRAN ESCLAVITUD: LA IGNORANCIA — Thiferet y el arbol de la vida

Demon est Deus Inversus

Demon est Deus Inversus pq

Lucho con mi gemelo, el enemigo interno, hasta que ambos rodamos por el suelo…. Bob Dylan

Dos almas, ¡ay de mi! Imperan en mi pecho, y cada una de la otra anhelan desprenderse. Una con apasionado amor se fatiga, como garras de acero a lo terreno se aferra; la otra a trascender las nieblas terrestres aspira, buscando reinos afines y de más alta estirpe. Fausto, Goethe

El Daimon del signo es la lucha con su opuesto oscuro.

.http://youtu.be/e8tic0g7paM.